Cómo escribir (con y) sin obstáculos.

El otro día, una amiga a la que quiero mucho me dijo, palabras más o menos, que la vida es neutral (ni buena ni mala) y que lo que nos pasa es porque estamos configurados, en cierta forma, para que aquello o esto otro nos afecte. Pero también considero que, ante determinadas situaciones, con una buena predisposición y apertura, terminamos siendo permeables a que nos pasen cosas inesperadas y que nos sacan una buena sonrisa (de esas con muestra plena de todas las piezas dentarias).

Durante 2013 cursé en la universidad una vez más y me crucé con Luciano Lutereau, profesor de Arte Contemporáneo. Entre charlas y más charlas, comenzamos a conocernos un poco más allá de la relación  profesor-alumno.

Luciano es, además, el editor del sello independiente Pánico el Pánico. Hasta acá, todo parecería un linda coincidencia si no fuera porque en el medio de toda esta cuestión estaba la publicación del primer libro de mi amigo Francisco Cascallares. El libro salió hace poco más de un mes, quizás dos; no pidan de mí más que este torpe acercamiento cronológico. La edición en cuestión es “Cómo escribir sin obstáculos”, una hermosa antología de cuentos que salió bajo la colección Lluvia Dorada.

A poco de salir publicado el libro, Luciano me preguntó a la salida de una clase si quería escribir la contratapa del libro, algo sobre el autor desde una mirada personal. “El libro está dedicado a vos también”, me dijo y yo, que ya estaba pensando qué iba a escribir, acepté sin dudar.

customLogo

Screen shot 2013-10-04 at 1.02.40 PM

En todo esto también estoy involucrado porque todo lo que narré anteriormente es parte de una anécdota que tiene implícitas muchas más cuestiones con las que no quiero aburrir.

Hace unos años, casi a modo de capricho, decidí que quería escribir un libro, como si esto fuese tan simple. El capricho dejó de ser tal y la empresa en la que me estaba embarcando me empezó a generar dudas dada mi ignorancia del abordaje de esta cuestión. Y acá, una vez más, comienzan los apoyos inesperados o esas pequeñas cosas que hacen que sientas que es algo factible de ser realizado, incluso por mí. Con más de 20 años de publicidad encima y sin tener que dar muchas explicaciones, no voy a escribir sobre mi profesión. Cada uno saque sus conclusiones. Para mí, desde hace años, la comunicación tiene otras facetas que fui descubriendo y sobre las que quiero profundizar. El resto son cosas inesperadas que suceden cuando te cruzás con gente que te suma.

De yapa, les dejo la lectura de uno de los cuentos de “Cómo escribir sin obstáculos”:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s